domingo, 8 de enero de 2012

Relaciones que se enfrian.

No  se porque de una relación tan importante como la que podías tener con una persona, de una semana a otra, esa relación puede hacerse distante.
Cuando me mude de mi casa  a vivir a Buenos Aires, deje algunas amistades importantes  ahí, o que se alejaban un poquito mas a otra ciudad. Esto lo comparto con otra de las personas que conocí en el nuevo lugar donde vivo, siempre que volvemos a nuestros lugares por vacaciones, o a pasar unos días, son menos las personas que nos esperan, son menos las personas que nos extrañan en ese lugar. Obviamente que conocen a otras personas como nosotros conocemos en los nuevos lugares, hay nuevas amistades, pero creo que las verdaderas amistades nunca se pueden reemplazar.
En mi vida solo considero tres verdaderas amistades, cuando era chica iba al colegio desde que empece mi jardín, tuve una amiga Valentina, eramos mejores amigas hacíamos todo lo que hacen las mejores amigas, jugábamos nos invitábamos a pasar tardes en nuestras casas inventábamos historias y la pasábamos muy bien, pero de pronto y no recuerdo porque dejamos de ser amigas, me refiero a dejar de ser buenas amigas, nos alejamos, creo que porque ella se cambio de colegio no lo recuerdo y eso fue al comienzo de la secundaria.
Fuera de la escuela también tenia una amiga que ella en verdad era como mi hermana, vivíamos a una casa de diferencia. Eramos increíblemente unidas, no nos separábamos nunca nunca. Pasamos millones de anécdotas, cosas que no voy a olvidar, y en realidad a ella la extraño demasiado, se llama Lorena, creo que la conocí como a los 8 años, no lo recuerdo muy bien pero fue si como a los 8 o 9 años. De ahi hasta los 15 años no nos separamos, hacíamos todo juntas, hasta la primera vez que salí fue con ella. Pero los caminos de la vida nos separaron, ella decidió seguir por otro lado, conoció a otras personas, personas que no la llevaron por un buen camino y como yo tenia otra idea de la vida, fue ahí cuando no nos vimos mas.
En la secundaria, yo estaba creciendo muy rápido, me hacia responsable antes que todos mis compañeros, hacia de mama con mis hermanas muchas veces y tenia grupos a cargo en danza. No tenia una amiga intima a la que contarle todo lo que me pasaba, a lo que sentía y las cosas que me sucedían el día a día. Hasta que comencé a acercarme a una de mis compañeras y no sabemos bien como sucedió pero terminamos siendo muy buenas amigas, Antonella, ella es mi hermana hoy y para siempre. Creo que nadie lo hubiese pensado, ni ella ni yo. Pero en verdad somos las mejores amigas, y con ella juramos que pase lo que pase nuestra amistad seguiría viva, que diríamos lo que es bueno y lo que es malo para la otra. Así ya van dos años que terminamos el colegio y nuestra amistad sigue tan fuerte como el primer día.
Pero existen esas personas que decían ser mis amigas, que  en estos dos años que volví tantas veces a Concordia no los vi ni una sola vez, y decían ser amigos, esas relaciones se metieron en un freezer.

Cuiden esas amistades importantes para ustedes, no dejen que nada las destruya y menos las distancia, busque la manera de comunicarse porque las hay. Aunque pienso que las relaciones y amistades de verdad, que tienen conexiones importantes desde la primera vez nada las va a destruir, y amistades como esa las cuento con una mano.

1 comentario:

  1. Me lo paso muy bien leyendo tu blog. Eres tan simpática. Un dulce!

    ResponderEliminar